Los Khazares*: un experimento europeo de construcción de un estado Judío
Por Kevin Alan Brook

Traducción por Central Pedagógica Hebraica (Editor Ejecutivo: Jaime Zalchendler), Caracas, Venezuela
Mil años antes del establecimiento del Estado Moderno de Israel, existió un reino judío en las franjas orientales de Europa, a horcajadas sobre el Don y el Volga, dirigidos por dos monarcas judíos y habitado por una población mixta que incluyó a muchos judíos. Sus reyes tenían nombres como Yosef y Aharon y uno de sus generales se nombró Pesaj por celebrarse esa fiesta judía en los días cercanos a su nacimiento. Este reino, llamado Khazaria, era uno de los países más interesantes y influyentes del mundo medieval, mostrando un gran poder en asuntos económicos y diplomáticos. Su influencia era tan grande que un emperador Bizantino del siglo X, Constantino Porfirogenitus, envió una correspondencia a los Khazares marcado con un sello de oro que valía 3 solidi - más de los 2 solidi que siempre acompañaron las cartas enviadas al Papa de Roma, al Príncipe de Rus, y al Príncipe de los húngaros. Su poder era tan grande que tenía los medios de financiar permanentemente un ejército. Khazaria representó "el esfuerzo más significativo en la búsqueda del establecimiento de un estado judío independiente en la Diáspora", según señaló el ex - presidente de Israel, Itzhak Ben-Zvi, en su libro The Exiled and the Redeemed.

Los Khazares jugaron un papel central en las más importantes guerras de la región del Caucaso. Primero, a principios del siglo VII, se unieron con turcos y bizantinos para derrotar al estado Persa. Entonces, en los siglos VII y VIII, defendieron la frontera del sudeste de Europa de la invasión árabe, permitiendo indirectamente a la cristiandad sobrevivir en Bizancio y subsecuentemente crecer crece en Ucrania. Como uno de las autoridades principales en los Khazares, el profesor Peter Golden de la Universidad de Rutgers, escribió en su libro Khazar Studies: "A cada escolar en el mundo occidental se le ha dicho que sino fuera por Carlos Martel y su victoria en la batalla de Poitiers, hubiera podido encontrarse ahora una mezquita en el lugar en que está erigida actualmente la catedral de Notre Dame. De lo que pocos escolares son conscientes es que si no fuera por los Khazares... Europa Oriental bien podría haberse convertido en una provincia del Islam". El periodo de paz que vivieron las estepas europeas orientales ha sido nombrado como la "la paz khazara" desde que los Khazares permitieron a varias tribus, como los eslavos, extender sus asentamientos y comprometerse en actividades productivas, libres de la amenaza de guerra y de disputas.

El notable país de los Khazares entró por primera vez en la órbita judía primero cuando le permitió a los judíos establecerse en su tierra, libres de persecución. Refugiados judíos de Bizancio, Persia, Mesopotamia, y otras regiones del mundo antiguo inundaron al reino de Khazaria desde el siglo VIII hasta el siglo X, trayendo con ellos la alfabetización hebrea, el amor por Israel, la religión judía, y la habilidad tecnológica. El Documento de Cambridge, traducido por Norman Golb en su co-autoriado libro Khazarian Hebrew Documents of the Tenth Century (Los Documentos Hebreos Khazares del Siglo Décimo), estableció que los judíos armenios inmigrantes "establecieron matrimonio con los habitantes de esa tierra, entremezclándose con los gentiles, aprendieron sus prácticas, y salieron continuamente con ellos a la guerra; [y] ellos [los judíos del Medio Oriente y los Khazares] se volvieron un pueblo...."

En forma significativa, los Khazares, un pueblo de origen turco, se convirtieron a la religión judía en algún momento del siglo IX, empezando el fenómeno con la casa real y extendiéndose gradualmente entre el pueblo en general. El judaísmo se sabe ahora que estuvo más extendido entre los habitantes del reino Khazaria mucho más de lo que se pensó previamente. En 1999, los arqueólogos rusos anunciaron que habían reconstruido un vaso Khazario con éxito de la región del río Don, revelando 4 inscripciones con la palabra "Israel" en letra hebrea.** Es ahora aceptada la opinión, entre la mayoría de los estudiosos en el campo, que la conversión de los Khazares al Judaísmo estuvo extendida y no se limitó meramente a la casa real y a la nobleza. Ibn al-Faqih, de hecho, escribió "Todos los Khazares son judíos". Christian Druthmar escribió en 864 que "todos ellos profesan la fe judía en su integridad". Un trabajo pérsico, Denkart, representó al Judaísmo como la religión principal de los Khazares. ¿Cuán sincero era su Judaísmo? Abd al-Jabbar ibn Muhammad al-Hamdani, escribió a principios del siglo XI, señalando que: "ellos tomaron para sí las difíciles obligaciones de los mandatos de la Ley de la Torá, como la circuncisión, las abluciones rituales, lavando después de una descarga de semen, la prohibición de trabajo en Shabat y durante las fiestas, la prohibición de comer la carne de animales prohibidos según esta religión, y así sucesivamente". El sistema de escritura común entre los Khazares era la escritura hebrea, según lo escrito por Muhammad ibn Ishaq an-Nadim, en 987 o 988. Una porción grande de esos Khazares, que después adoptaron una escritura relacionada con el Cirílico de Rus eran judíos, según señala Tárikh - Fakhr ad-Din Mubarak Shah, en un trabajo persa compuesto en 1206.

A principios del siglo X, los judíos Khazares de Kiev escribieron una carta de recomendación en idioma Hebreo a nombre de uno de los miembros de su comunidad cuyo nombre era Yaakov bar Hanukkah. La carta es conocida como "la Carta de Kiev" y se descubrió en 1962 por Norman Golb de la Universidad de Chicago. Los nombres de los judíos de Kiev eran de origen Turco, eslavo y hebreo, como Hanukkah, Yehudah, Gostata, y Kiabar. Los estudiosos discrepan acerca de sí estos judíos eran Israelitas que habían adoptado meramente nombres locales o si sus nombres locales eran una señal de su origen turco Khazario. Sabemos ahora que había un distrito entero en Kievan Podol nombrado después de los Khazares, como "Kozare" que apuntaba a la residencia de los Khazares turcos en Kiev. Los Khazares jugaron al parecer un papel importante en la vitalidad económica de la ciudad, importando caviar, pescado, y sal en Kiev. Los Khazares también comerciaron con vajillas de plata, vino, monedas, cristalería, y otros género útiles a lo largo de Europa y Asia, alcanzando zonas tan lejanas del noroeste como Suecia y del lejano sudeste como la actual Uzbekistán. No hay ninguna duda que Khazaria exhibió un nivel alto de civilización y que los judíos contribuyeron a su éxito.

En la ciudad capital, los Khazares establecieron una corte suprema compuesta de 7 miembros y cada religión principal (Cristiandad, Islam, Judaísmo, y el paganismo eslavo) estaba representado en este panel judicial. Los Khazares patrocinaron la tolerancia religiosa en un tiempo en que los países circundantes persiguieron a los que se negaban a seguir la fe de los gobernantes.

La historia de los Khazares llamó la atención de un famoso médico y diplomático judío español conocido como Hasdai ibn Shaprut. Él estaba asombrado e inspirado por lo que aprendió sobre este pueblo. Después de enterarse de mensajeros bizantinos que Khazaria fue gobernada por un rey nombrado Yosef y que ellos tenían un ejército poderoso y eran un centro de comercio, Hasdai ibn Shaprut escribió "...estaba lleno de poder, mis manos se hicieron fuertes, y mi esperanza se llenó de coraje". Buscando contacto con Yosef, Hasdai hizo llegar de su secretaria literaria una carta escrita a pluma para entregársela personalmente al rey de Khazaria. Hacia el final de la carta, Hasdai comentó: "Nosotros vivimos en el Diaspora y no hay poder en nuestras manos. Ellos nos dicen todos los días, ' Cada nación tiene un reino, pero usted no tiene ninguna memoria de tal en toda la tierra. ' Pero cuando nosotros oímos hablar de nuestro señor el Rey, del poderío de su monarquía, y de su ejército poderoso, fuimos presa del asombro. Alzamos nuestras cabezas, nuestros espíritus retornaron, nuestras manos fueron fortalecidas y el reino de mi señor fue nuestra respuesta de defensa. Cuando estas noticias ganen más fuerza, a través de ella nos elevaremos más allá". Como comentó Raymond Scheindlin en su libro The Chronicles of the Jewish People (Las Crónicas del Pueblo Judío): "Para los judíos oprimidos del mundo, los Khazares fueron una fuente de orgullo y esperanza, para demostrar a través de su existencia que Dios parecía no haber completamente abandonado su Pueblo."

La carta de Hasdai, y la contestación que le envió Yosef, fue preservada en gran parte gracias al trabajo del estudioso Yitzhak Aqrish (1489-1578?), Un judío español que después vivió en Egipto. Aqrish descubrió copias de las cartas de Hasdai y de Yosef en El Cairo. En 1577 él publicó estas cartas en Constantinopla en un panfleto en hebreo llamado Kol Mebasser ("La Voz del Mensajero de Buenas Nuevas"). La publicación de Aqrish de estas valiosas cartas fue diseñada para levantar el espíritu de los judíos oprimidos alrededor del mundo.

Pero Hasdai le escribió a Yosef justo antes de que comenzaran a desarrollarse los eventos que finalmente aplastaron al reino de Khazaria. Los Pechenegos, Rusos, Oghuzos y Bizantinos cayeron sobre el reino desde la década de los años 960 hasta la del 1010, agobiándolos. Después de la caída de Khazaria las referencias de los turcos Khazares Judaizados fueron haciéndose mucho más esporádicas. Pero aun después del otoño final de Khazaria en el siglo 11, allí seguían habiendo muchos Khazares que continuaban siendo judíos. Abraham Ibn Daud, cuando estaba escribiendo el Sefer ha-Qabbalah en el año 1161, señaló que se encontró a los estudiantes Khazares personalmente mientras estuvo en Toledo, España y que ellos eran judíos rabínicos.

El último destino de los Khazares todavía está revestido un poco de misterio, aunque algunas pistas apuntan a su persistencia entre varias comunidades judías, musulmanas, y cristianas. Algunos han especulado que los Judíos Montañeses del Caucaso Oriental descienden en parte de los Khazares. Varios grupos turcos que viven actualmente en el Norte del Caucaso podrían descender de Khazares que adoptaron el Islam. Abba Eban, el ministro de relaciones exteriores de Israel entre 1966 a 1974, defendió en 1968 en su libro My People que es probable que "los descendientes de los Khazares alcanzaron diversas comarcas eslavas donde ayudaron a construir los grandes centros judíos de Europa Oriental."

El estudio sistemático de los Khazares sólo comenzó en el siglo 19 y a lo largo del siglo 20 se hicieron muchos descubrimientos importantes. En el moderno Israel existe un interés considerable en la gran historia del pueblo judío de Khazaria. Varias novelas israelíes incluyen temas y caracteres de Khazares. En 1997 el periodista israelita Ehud Ya'ari transmite un fascinante documental de tres partes acerca de los Khazares que tituló Memlekhet ha-Kuzarim. Medios de comunicación israelíes como The Jerusalem Report y The Jerusalem Post de vez en cuando han cubierto la historia de los Khazares. En 1999 el primer Simposio Internacional sobre Khazaria se efectuó en Jerusalem, reuniendo a muchos de los más brillantes investigadores modernos acerca de Khazaria procedentes de Rusia, los Estados Unidos e Israel.

*También deletreado "Jázaros"
**Yo aprendí más adelante que esto era broma (hoax)


  • Esta página en inglés

    Para más información sobre la historia del Khazares judío:

  • Lea el libro "Jazaria" de Félix Kitroser
  • Lea el libro "The Jews of Khazaria" de Kevin Alan Brook
  • Visite la primera página de Khazaria.com